China, lo mejor del 2019

A pocas horas del tradicional brindis de fin de año, el resumen de lo mejor de 2019 nos lleva a algunos lugares casi lógicos y otros no tanto.

Cae casi de maduro que el hito más importante se dio en septiembre de este año con la medalla de plata del equipo de Sergio Hernández en China. La Selección Argentina obtuvo uno de los logos más importantes de su historia y lo hizo con absoluta justica, con autoridad y cayendo solamente ante el campeón España ue decididamente fue mejor en ese juego definitivo.

La Selección tuvo un camino de menor a mayor en el torneo logrando resonantes victorias. Hay que reconocer que la cátedra basquetbolística se conformaba con el boleto a Tokio 2020 salvo los 12 elegidos por el Oveja y el cuerpo técnico.

Y justamente en Sergio Hernández nos detendremos. Cada año de su carrera ha sido de mejora y sin lugar a dudas creemos desde La Zona Pintada que el 2019 ha sido el pico de su carrera sin saber aún cual es tu techo. Todo lo que planificó para el evento máximo se pudo lograr con jugadores convencidos de lo que les proponía el coach. Fue tal la seguridad que transmitió el bahiense que el equipo casi no pasó sobresaltos en su camino a la final y derrotando a potencias y candidatos como Serbia primero y Francia después.

Claro que detenerse solamente en Hernández sería injusto ya que su cuerpo técnico trabajó de manera impecable para que Oveja tenga todo a su disposición.

Y si hablamos de la plantilla hubieron también picos altos, algunas ratificaciones y jóvenes para soñar.

Luis Scola y Facundo Campazzo brillaron de manera sensacional. El capitán fue elegido nuevamente como integrante del quinteto ideal y dejó impresionados a todos riéndose del calendario.

Campazzo ratificó, más allá de la presencia de Ricky Rubio en el quinteto ideal, que es uno de los tres bases top del mundo FIBA. Jugó e hizo jugar al resto y su nivel fue inmenso. Laprovittola, Deck y Garino demostraron su enorme nivel internacional siendo pilares del equipo argentino rindiendo en altísimo nivel. Otro gran destacado fue Marcos Delía dando muestras también de sus mejoras y progreso. Luca Vildoza, siendo muy joven aún, fue clave en partidos importantes como Máximo Fjellerup, aportando su ya clásica intensidad. Nicolás Brussino tuvo momentos de los muy buenos y algunos no tanto pero está claro que tiene lugar entre los 12 para la rotación.

Los que menos jugaron fueron Tayavek Gallizzi, Agustín Caffaro y Lucio Redivo aunque siempre estaban al pie del cañón para aportar lo suyo para el beneficio general.

Un dato que no es menor: Argentina  no tiene jugadores en la NBA y  sin embargo, es el sub campeón del mundo. Destaca aún más el trabajo de nuestros jugadores. Como contrapartida, hay varios en la Liga Endesa y todos ellos con buen protagonismo.

 

En un año cargado de actividad y ya metiéndonos dentro del plano doméstico, San Lorenzo se lleva todos los laureles ganando nuevamente una Liga Nacional (la cuarta al hilo) y la Liga de las Américas. Claro que ahora los de Boedo deben reacomodar los tantos ya que en el segundo semestre del año parecen un equipo más terrenal.

Instituto salió subcampeón de la Liga y con buenas participaciones en lo intenacional. Fue un gran semestre de La Gloria y, a pesar de los cambios para la segunda parte del año, sigue siendo protagonista y avanza en la BCLA.

Caso curioso el de Ferro. Con personal de gran utilidad en cancha y sin sacudir la tesorería, finalizó tercero en la temporada anterior. En este semestre tuvo de todo: muchos lesionados por traumatismos, un Laginestra que de golpe, parece que perdió ese toque para elegir extranjeros y ya hizo varios recambios. Así y todo, y habiendo perdido jugadores claves como Mitchell, Fierro y Cosolito, esta quinto en la Liga y casi da el zarpazo en la Sudamericana.

Gimnasia de Comodoro debe ser, en la actualidad quien mejor hace las cosas y empieza  a ver ciertos frutos. Es cierto que finalizó antes de lo previsto en play off la pasada temporada perro mantuvo al equipo, supo reemplazar bien a un jugador como Camacho Vargas y consolidó a un joven y prometedor coach como Villagrán. Todo esto hace que, hoy por hoy, mire a los rivales desde arriba de la tabla. No es un dato menor.

Dentro de los destacados Platense se lleva su lugar ya que, luego de ser protagonista varios años del Ex TNA y luego de la Liga Argentina, logró el ascenso a la máxima categoría y pelea de buena manera por demostrar que merece estar allí. Seriedad en la dirigencia y en el cuerpo técnico y jugadores no les falta.

 

En el plano internacional a nivel clubes, los equipos argentinos han tenido destacada actuación (y tienen aún los que siguen en la BCLA) y en especial los trabajos de Salta Basket y Ferro que llegaron bien lejos en la Sudamericana.

 

El otro hecho importante es el cambio a nivel institucional. Por primera vez en 36 años de Liga, habrá un alineamiento político entre la AdC y la CABB ya que Fabián Borro se consagró como presidente de la entidad madre del básquet de nuestro país y en la AdC quedó quien era su vice presidente, Gerardo Montenegro. Y lo primero que hizo Borro fue sostener a Sergio Hernández: “lo que está bien, no se toca” dijo el nuevo presidente y se confirmó la continuidad del Oveja hasta Tokio. Mantener lo bueno y mejorar el resto es el gran desafío para el ex presidente de Febamba.

Fue un año muy fuerte para el basquetbol argentino. Después de muchos años los varones trajeron el Oro Panamericano pero como contrapartida, el papelón que tuvieron que sufrir las chicas en el mismo torneo por el tema ropa. Ellas no se lo merecían.

 

Se viene un año con muchas ilusiones, esas que solo pueden generar un Juego Olímpico. La pregunta es: ¿Por qué  no soñar?