La Zona Pintada
Ultimas Noticias

“La gente se identificó con el equipo”

Orgulloso del compromiso de sus jugadores, Germán Intonio todavía sigue sorprendido por la multitud que los alentó en la final del Torneo Prefederal. Entusiasmado con la posibilidad de que el básquet siga creciendo, el técnico de la Academia contó cómo se prepara Racing para lo que viene.

Abre los ojos todo lo que puede para captar cada detalle de la imagen que tiene enfrente. Germán Intonio mira y mira una foto del equipo que consiguió en 1966 el campeonato de la Asociación Porteña de Básquetbol y pide una réplica para colgarla en el vestuario del Polideportivo Jorge Camba. Se lo nota contento. Se lo percibe ilusionado con un proceso que viene avanzando a pasos agigantados desde que empezó el año. La Academia dio el batacazo en el Torneo Prefederal y terminó en el segundo lugar detrás de Ramos Mejía. Pero eso fue solamente una parte de la historia: la otra es que se armó un grupo bárbaro capaz de sobreponerse a las adversidades, que una multitud alentó en las tres finales que se disputaron en Vélez y que Racing estará en el próximo Torneo Federal que arrancará en octubre.

En una de las plateas del Cilindro, Intonio se sienta y piensa. Ante cada pregunta, va y viene por un campeonato que dejó muchas más alegrías que frustraciones. Frente a cada interrogante, desmenuza respuestas en las que se articulan el pasado, el presente y el futuro de un deporte con historia en el club. “Antes que con el juego, me quedo con lo humano. El esfuerzo que hizo este plantel es de una nobleza admirable”, señala a la hora de un primer balance. Peldaño a peldaño, la apuesta es no saltearse etapas. Volver a disputar un certamen nacional después de casi 20 años no es poca cosa. Afianzarse en la tercera categoría del básquet argentino será entonces el objetivo de corto plazo. Y el entrenador de la Primera División, que regresó a Racing a principio de 2016 para quedarse, no se imagina afuera de la ilusión celeste y blanca.

-¿Qué evaluación hacés del papel de Racing en el Torneo Prefederal?
-Es altamente positiva. Racing debutó en este torneo la temporada pasada y esta vez, en su segunda participación, consiguió acceder a la final. Si no se dio, fue solamente porque Ramos Mejía armó un plantel de dos o tres categorías superiores. El equipo luchó hasta último momento pero, con dos jugadores fracturados en el tercer partido, se complicaron las cosas. Nuestro desafío era hacer una buena fase regular para evitar el cruce con Ramos y lo logramos. Lo bueno es que, de principio a fin, el compromiso de los chicos fue excepcional.

-Muchas veces, desde una óptica exclusivamente resultadista, no se valora a los que salen segundos. ¿Creés que lo que ustedes consiguieron merece ser elogiado?
-Sí. Por supuesto que la derrota duele siempre y que lleva su tiempo superarla. Yo no puedo descansar hasta que me respondo por qué perdimos. Pero nosotros nos propusimos respetar un camino porque necesitábamos demostrar que Racing estaba a la altura de las circunstancias. Con el correr del semestre, nos fuimos dando cuenta de que estábamos poniendo varios ladrillos para esta construcción. El comportamiento de Racing fue muy bueno y todo eso hizo que fuéramos nuevamente invitados a jugar un torneo nacional. A muchos les hubiera gustado llegar a la final pero estuvimos nosotros. Por eso todos los jugadores decidieron llevarse con orgullo la medalla del subcampeonato.

-¿Qué tan importante fue que el plantel estuviera convencido de entregarse al máximo? 
-Fundamental. Estoy más contento con lo humano que con el juego. El plantel demostró compromiso y profesionalismo todo el tiempo. Para este torneo, trajimos jugadores que suelen disputar campeonatos de más nivel pero que igual mostraron una dedicación notable. Respecto al juego, es difícil llegar en tres meses al punto que uno quiere. Creo que estuvimos cerca del potencial pero lo que más rescato es que el equipo fue competitivo incluso cuando debió atravesar problemas. No tengo dudas de que la nobleza con la que encaramos el desafío es más importante que el rendimiento en la cancha.

-¿Te sorprendió que tanta gente los fuera a alentar a Vélez?
-Realmente no le encuentro mucha explicación a lo que pasó con los hinchas. Por supuesto que sé que la gente de Racing es impresionante pero nunca imaginé que fuera a pasar esto. Es fantástico que los hinchas se hayan identificado con el equipo. Esperábamos poca gente para el segundo juego y nos sorprendimos cuando salimos a la cancha. Y lo del tercer partido superó cualquier cosa que hubiéramos pensado. Tanto nos impresionó que hasta sentimos culpa por no haber podido conseguir el título.

-Un buen plantel es bastante más que la suma de buenos jugadores. ¿Será clave para Racing poder mantener la base del equipo que logró el subcampeonato?
-Sería lo mejor. Pero no va a ser nada fácil. Enfrentamos dos problemas simultáneos: por un lado, es difícil, por una cuestión económica, que se queden jugadores que tienen la chance de estar en una o dos categorías más arriba; y, por el otro, contamos con jugadores que trabajan de otra cosa y que habrá que ver si logran adaptarse a esta nueva exigencia. Mantener la base facilitaría todo pero vamos a tener que ver cómo encajar las piezas.

-De cara al mediano plazo, ¿será indispensable que de las Inferiores salgan jugadores capaces de ser protagonistas de un torneo nacional?
-A eso apostamos. Jugar el Torneo Federal te obliga a tener como mínimo en el equipo a cuatro menores de 19 años. Esto va a va potenciar la cantidad y la calidad de los chicos que se acerquen porque será más sencillo seducirlos. Necesitamos que nuestros jugadores alcancen cierto nivel para potenciarnos. La oportunidad la van a tener y dependerá de ellos aprovecharla.

-Te tocó volver al club a dar batalla en el Torneo Prefederal después de haber dirigido en la Liga Nacional. ¿En qué momento de tu carrera como entrenador estás?
-Creo que con el cuerpo técnico podemos transmitirle nuestra experiencia al plantel para sacar lo mejor de cada jugador. A mí, Racing me dio la oportunidad de desarrollarme como entrenador. Con el correr de los años, tuve la suerte de cruzarme con técnicos como Silvio Santander y Guillermo Vecchio, que me enseñaron mucho. El roce con el gran nivel te deja en claro qué camino tomar, aunque sé que siempre voy a tener que seguir aprendiendo.

-¿Es un obstáculo adicional trabajar para que el básquet crezca en un club que está estrechamente ligado al fútbol?
-Es un desafío enorme que conlleva una gran responsabilidad porque hay que ganarse el respeto con un trabajo serio. Acá vivimos también de resultados y algunos resultados ayudan más que otros. Haber hecho una gran campaña en el Prefederal nos dio la posibilidad de seducir al club para que apostara por un torneo nacional. Ser Racing es también una ventaja porque, aunque no tengamos una gran historia reciente en el básquet profesional, nadie se quiere ir por lo bien que se están haciendo las cosas. Yo estuve acá en la época del gerenciamiento y era todo muy complicado. Hoy hay una Comisión Directiva que apoya la actividad.

-¿Cómo se le explica a un hincha que no sigue al básquet qué tan valioso es lo que se logró?
-No sé si hay un ejemplo concreto para explicarlo. Sí diría que es un salto importante, un giro de profesionalismo abrupto. Ya habíamos dado el máximo en el Torneo de Conferencias y necesitábamos avanzar un paso más. A partir de ahora, ya no hay excusas y los jugadores lo saben. La base para seguir creciendo está y nosotros queremos que esto no quede solamente en una buena temporada deportiva. La intención es no saltearse etapas y tomar todo lo bueno que nos ocurrió como un punto de partida.

Fuente: Prensa Racing
Foto:
Paola Lara.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *