Los máximos estamentos del basquetbol presentaron sus protocolos y solicitaron la autorización para empezar a entrenar. Y si bien el Ministerio de Deportes ya dio el Ok, aún falta la firma del Jefe de Gabinete Santiago Cafiero que aún no se ha expedido.

La única verdad es la realidad, decía el General Perón hace ya muchas décadas. ¿Cuál es entonces la realidad hoy? En el mundo se desato una pandemia espantosa, de un virus desconocido que ya se llevó, al momento de escribir esto, 971.000 fallecidos y 31.600.000 infectados. La parálisis económica en el mundo es feroz y hasta los países más poderosos, llámese Alemania, EEUU, Francia, padecen en sus economías. Solo China no ha retrocedido de manera franca y es justamente donde comenzó esta pandemia.

Los pasos que siguió cada gobierno han sido diferentes con sus consiguientes respuestas. Asia primero con China a la cabeza para luego amesetarse siendo hoy solo India el país más azotado siendo el segundo a nivel mundial en contagios.

Luego le tocó a Europa con Italia padeciendo de entrada acoplándose luego España, Francia, Reino Unido y Alemania como los más complicados. Lograron un tiempo de tranquilidad, volvieron a las actividades con ciertos resguardos (deportes sin público y en algunos casos, en burbujas) pero en las últimas semanas aparecieron rebrotes.

América le siguió en orden con EEUU y Brasil a la cabeza siendo estos países quienes casi no han utilizado la cuarentena para palear al situación. Es más, son los líderes en la lamentable frase “se morirán los que se deban morir”.

Sudamérica, salvo Uruguay, se empezó a complicar por los meses de mayo y abril teniendo altos niveles de contagios y muchos fallecidos.

En este contexto, Argentina tomo decisiones importantes y fuertes en marzo para poder acomodar un sistema público de salud que venía altamente dañado. Esto no logró frenar con el tiempo la cantidad de contagios (650.000 a la fecha) pero sí con un nivel de fallecidos, comparado con muchos países del mundo, relativamente bajo. Más allá que ya solo una muerte es terrible.

La pregunta era que iba a suceder con los deportes profesionales que mueven, a nivel internacional, fortunas.

Europa dio su avanzada finalizando la Champions de fútbol en la burbuja de Lisboa. Luego la ACB finalizó su torneo utilizando el mismo sistema pero en Valencia y tras cartón la NBA en el fabuloso y mágico predio de Orlando.

En estos tres casos ha funcionado y casi no se registraron infectados más allá de algún que otro caso aislado.

En Brasil volvieron al fútbol a como diera lugar y se complican bastante en un país que, junto a EEUU e India, los infectados no paran de crecer. Y de a poco volvieron la mayoría de las ligas de fútbol.

En estos días se retomó el básquet en España, Italia y Francia entre los países más destacados y en América, el Metro Uruguayo y la Liga Mexicana.

Hecho este muy breve resumen la pregunta sería: ¿Y Argentina?

El fútbol, más allá de algunas dudas e intentando siempre seguir la línea del Gobierno Nacional, pudo resistir hasta que llegó la presión de Conmebol. Lo que sigue ya se sabe: los países flexibilizaron los protocolos para que la Libertadores vuelva y ahora se vendrán las eliminatorias mundialistas. La plata de los sponsors y un poder desconocido de Conmebol hizo que la pelota girara en esta parte del orbe. Y a nivel local ya empezaron e entrenar el resto de los equipos que no juegan ese torneo más los de la Primera Nacional.

Es entonces donde nos preguntamos qué sucede con el básquetbol. La AdC tomo la más que acertada decisión de organizar su torneo en el formato burbuja y dos conferencias. Es decir, se organizó todo a la espera de que autoricen a que regrese la actividad.

Y acá es donde empiezan los inconvenientes ya que desde el Estado se retrasa la autorización. Y es algo que suena lógico ya que aún hay muchas actividades que no han regresado, no solo en lo deportivo sino en el resto. Sin ir más lejos, aún no volvieron las prestaciones médicas a nivel consultorio externo, como para citar un solo ejemplo. Hay gente que ha seguido cobrando sus salarios en esta pandemia, otras muchas lo han visto reducido en un 25% o 50% y otros muchos, nada. Desde el Estado se han tomado medidas pero no siempre alcanzan a todos.

¿Cuál sería el motivo del retraso en la decisión del Jefe de Gabinete? Creemos que no es la única que debe tomar mientras la actividad espera ansiosamente.

Si lo vemos desde un punto de vista casi desde el sentido común, son lógicas las dudas porque si bien los entrenamientos arrancarían a cielo abierto, tarde o temprano deberían volver al bajo techo y a entrenamientos de 5 vs 5.

Pero lo que hace mucho ruido es que el fútbol ha regresado, están entrenando desde hace ya 20 días, algunos equipos tienen competencia internacional como hemos citado anteriormente, ya están previendo que la Liga Profesional arranque a mediados de octubre, la primera Nacional el 31 de octubre y desde el 24 de septiembre, se autorizaron amistosos. Y es acá donde no se comprende la demora en la decisión, sea para sí o para no. ¿El futbol todo y el básquet nada?

Como hemos visto en los tuits que citamos en esta nota, las voces importantes de nuestro deporte se están manifestando de manera clara y contundente para que regrese la actividad.

Más allá de la parte deportiva (en noviembre la Selección masculina debe jugar ventanas de AmeriCup) también está lo económico para los clubes, jugadores, entrenadores, médicos, PF, kinesiólogos, árbitros, comisionados, oficiales de mesa, auxiliares y hasta periodismo. Es obvio que la lista es larga y la ansiedad por la respuesta es obvia.

Acá es donde debemos decir (o debo, para ser más precisos), que no sé si es momento del regreso de los deportes fútbol incluido. La pandemia no ha aflojado, la vacuna aún no está, los servicios médicos están saturados y fundamentalmente, agotados los trabajadores de la salud que no tiene respiro en los últimos seis meses.

Desgraciadamente el fútbol ha seguido el camino de jugar, a como dé lugar y eso hace efecto en el resto de las actividades. Es acá entonces donde no entendemos el retraso para la autorización al regreso del básquet. SI el fútbol puede, pueden entonces todos los deportes. Es allí entonces donde la pelota vuelve a la Jefatura de Gabinete. Ahora, es Santiago Cafiero quien tiene la palabra.