Es tiempo de descuento para Comunicaciones y así lo sienten sus jugadores que se preparan para una nueva edición de la Liga Nacional de Básquet.

El plantel se prepara de manera intensa sabiendo que lo físico irá muy de la mano con lo táctico, sobre todo porque se jugará muy seguido y la rotación del plantel será importante para ir cosechando éxitos.  La llegada de los extranjeros es clave para terminar con el armado de un plantel que se muestra muy consustanciado con lo que pide el cuerpo técnico en un contexto de mucha armonía y tranquilidad.

Lucas Arn volvió a Mercedes tras dos temporadas. El alero nacido en Chivilvoy se muestra confiado para lo que vendrá. “La verdad es que la espera se ha hecho larga, dijo, por todos estos meses que han pasado y un poquito también porque en estos últimos días de preparación todo el tiempo esperábamos la confirmación y parecía que no llegaba nunca. Junto a la ansiedad y las ganas de competir se hizo largo, pero de todas maneras hemos tenido una correcta preparación donde trabajamos cuarenta días y con los jugadores que vinieron en un muy buen estado a pesar de los siete meses de inactividad. Finalmente se confirma la burbuja y estamos con muchas ganas de arrancar”.

Respecto a su rol en el equipo destacó que “la verdad es que me veo bien, me gusta el equipo, por la intensidad que propone el cuerpo técnico. Me siento cómodo en este planteo de juego, es un poco lo que me caracteriza en lo personal y lo que trato de sacar. Este es un equipo que jugará intenso, que va a defender bien arriba con una rotación de 10, 11 o 12 jugadores que puedan jugar todos. Y por otra parte también en lo personal muy cómodo con la vuelta al Club en esta segunda etapa que era un pendiente para mí”.

Uno de los puntos que analizó fue la llegada de los extranjeros muy sobre la fecha de inicio. Al respecto señaló “hubiésemos deseado que fuera de otra manera ya que los necesitamos dentro de lo que era la preparación, conocerlos y así acoplarlos al equipo. Más allá de que los conocemos por video la idea es venir, entrenar y que se incorporen dentro del planteo de juego y que se genere la química del equipo. Los tiempos que corren son un poco de esa manera, hay que saber manejar la ansiedad e ir adaptándonos. Trataremos de ir adaptándolos lo más rápido posible pero el trabajo grande lo van a tener que hacer ellos porque  serán los que se tengan que acoplar a un equipo que tiene cuarenta días de trabajo” remarcó el ala pivot aurinegro.

La llegada bien en lo físico de los jugadores fue un factor que sirvió para tener en cuenta. “Con el profesor Alvarez estuvimos en contacto desde el primero de septiembre así que más allá de que cada uno estaba en su casa y que contábamos con diferentes estructuras y posibilidades a la hora de entrenar, me parece que todos hicimos el mejor trabajo y eso marcó una diferencia. Era una incógnita cómo íbamos a llegar y cuánta disparidad iba a haber por ahí entre jugadores que podían entrenar con más libertad que otros. Pero el equipo sorprendió a todos de la buena condición física en que llegamos. Eso habla de la responsabilidad individual así que por mi parte me alegra mucho. Obviamente la realidad se verá en el momento de la competencia pero hoy creo que el equipo se siente de gran  forma” señaló.

Respecto al reinicio del básquet en el país con el choque Quimsa y San Lorenzo, Arn manifestó que “ver el básquet nacional en la tele nos trajo muchísima calma. La verdad es que vi a los equipos con algo de ansiedad en el primer tiempo, falta de sincronización, pero después entraron en juego y se vio realmente una calidad de juego muy digna de dos equipos que estaban peleando por meterse a una final de América. Así que en el segundo tiempo pareció que no habían sentido el parate y se vio un gran juego que no deja de hacerte pensar y darte cuenta que todos están trabajando para llegar de la mejor manera a la competencia y eso nos hace crecer la motivación acá”.

Fuente: Prensa Comunicaciones